miércoles, 23 de marzo de 2016

El huracán de la vida

Una noche para reflexionar, o quizá solo para perderme en mis pensamientos hasta quedar dormido sin llegar a ningún tipo de conclusión, no lo sé, quizá sólo el hecho de que dentro de todo el caos y lo aleatorio de mis días aproveche la oportunidad de este pensamiento para desarrollarlo, aunque fuese sólo un poco para este momento específico de mi vida es una gran proeza. Creo que el modo más simple de explicar lo que está pasando justo ahora en mi vida es decir que el tiempo se hace ráfagas y las casualidades lo hacen girar en torno a cosas que, siendo totalmente sincero, no sé si al final valdrán la pena.  El huracán de la vida.

Me he dicho mil veces que lo más importante en la vida es ser feliz, lo demás no importa, lo demás es trivial.

¿Pero qué pasa si me pierdo en mi propio tiempo y me olvido de mi camino?
El tiempo lo he dejado de percibir en su totalidad, creo que han pasado tres años en tan sólo un segundo de razonamiento, eso es mucho tiempo considerando lo poco que solemos vivir. La vida se va en un suspiro, y eso es algo que la mayoría no tenemos en cuenta, lo ignoramos, tenemos tanto miedo al futuro que nuestra mente intenta borrar hasta la percepción del tiempo para hacer que nos concentremos en nuestra propia supervivencia… Supervivencia que al final no trata de nosotros como un ser único, se trata de todos nosotros, de la humanidad.

A veces en momentos de silencio puedo llegar a percibir como el tiempo desaparece frente a mis ojos y mi camino se aleja más y más, y sí que he tratado de volver a él, pero los vientos del tiempo me vuelven a arrastrar en el huracán que mi sólo existir ha creado y que la mayoría describe como “vida”.


Lo podría dejar, eso es cierto, podría saltar al vacío, a la tranquilidad y comenzar de cero, pero estoy atado, enredado más allá de lo que puedo percibir. Es mucho que pensar, en este juego de la vida casi todo vale como movimiento justo. Hay demasiadas salidas, la mayoría aterradoras y oscuras, pero de seguro hay modos de volver al camino, vivir el tiempo y seguir siendo feliz…

Felipe Jz

3/23/2016 10:13:00 p. m.

jueves, 13 de noviembre de 2014

¿Qué quieres?

¿Qué decir?
Se acabaron las palabras.
¿Cuál es la razón?
Ya ni me miras a los ojos.

¿Sabes qué?
No es el final.
¿Cómo lo sabes?
No sabes mentir.

Soy culpable.
Si eso quieres.
Condéname.
¿Te lo mereces?

11/13/2014 06:45:00 p. m.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Decir que te amo

Decir que te amo es algo tan superfluo, como las olas del mar que golpean la costa como para nunca acabar, decir que te amo no es nada comparado con lo que de verdad he llegado a sentir, decir que te amo es un detalle que adorna el comienzo de una carrera de sentimientos que me llevan hacia ti. Dos palabras que pierden el sentido si me miras a los ojos y descubres lo pequeño que es el mundo en contraste a la intensidad de mi mirada cuando se posa sobre ti. Si cuando me miras yo solo quiero estar en tu mirada, y cuando me abrazas mi deseo es que ese abrazo sea eterno, estar allí para siempre sintiendo tu respiración enredarse en mi cuello mientras mi mirada cala el vacío y se pierde en algo que es más fuerte que mi propia voluntad. No sé a dónde iremos a parar, pero yo no quiero parar jamás, quiero llegar a ese futuro que los dos desconocemos, quiero llegar allí contigo, no importa cómo, no importa lo que tenga que pasar para estar allí, a tu lado, ese es mi destino, estar contigo para siempre porque tú eres más que sólo parte de mí, formas los lazos que atan mi voluntad, trazas las líneas del corazón dibujado de este cuerpo que no respira, que no vive, que no existe si no estás a su lado.

Decir que te amo no tiene sentido, no por lo que esto represente, sino que sin estar a tu lado ninguna palabra tiene sentido, ¿y qué más puedo esperar cuando no estás cerca para decírtelo? ¿Cuál es el motivo para estructurar esas palabras si cuando estoy contigo ya no significan nada? Y en cambio verte, sentirte, escucharte, abrazarte, cuidarte. Esas piezas constituyen en mi corazón el verdadero significado de esas palabras.

Felipe.

11/12/2014 05:44:00 p. m.